Páginas vistas en total

sábado, 5 de diciembre de 2015

Diciembre2015/Miscelánea. LA PRE-PODA EN LAS VIÑAS (FAENAS DEL INVIERNO)

Viña a la que se le ha efectuado la prepoda.
****
LA PREPODA Y LA PODA DE LA VID
*
Llega noviembre a su fin y llegan, también, las primeras heladas que anuncian el próximo invierno. Las hojas de la vid, que han permanecido en la planta amarilleando y que debido al buen tiempo no se han soltado, caen por fin al suelo dejando la cepa desnuda. Una vez que la planta ha dejado definitivamente de vegetar, es el momento de la poda. Una etapa que puede durar todo el inverno y, debido a ello, deja mucho tiempo para su realización toda vez que el viticultor, ahora, no tiene tareas de bodega; pues estas “faenas” las realizan en la cooperativa personal especializado. Si el propietario tiene muchas viñas en espaldera (fundamental), suele hacer una prepoda con maquinaria, lo cual le quita mucha mano de obra. Se trata de cortar los sarmientos a un palmo más o menos de la cepa y de recoger los sarmientos también mecánicamente. Hasta aquí ha llegado la técnica, luego habrá que “matizar” cepa por cepa, ajustado la poda, dejando las yemas que interese y quitando los pulgares secos. Como ya hemos dicho en otras ocasiones la poda es una especie de escultura que deja la cepa en las condiciones que quiere el viticultor de cara a que, la producción, se dé de forma compacta para facilitar la recogida, también mecánica, de la uva. Pasado el invierno, llegados a mediados de abril con las viñas labradas, según zonas, la cepa ya habrá “movido” y entonces ya no es conveniente podar. Más adelante se harán tareas de “derrayado” y “despuntado” según convenga. El derrayado ya está (generalmente) en desuso.
*
Así queda la vid tras la prepoda.
*
Detalle de como queda la cepa tras la prepoda.
*
Viña sin prepoda ni poda. Se pueden ver numerosos racimos que han quedado tras la vendimia mecánica.
****
**
*