Páginas vistas en total

viernes, 11 de diciembre de 2015

Diciembre2015/Miscelánea. GUÍA DE LA RUTA DE LAS CÁRCELES DEL BAJO ARAGÓN TUROLENSE Y DEL MATARRAÑA

¡QUÉ SALGA EL REY DE SU GAYOLA!
*
De zagal jugábamos todos los niños del pueblo al juego de la gayola. Pasó el tiempo, cambiaron los juegos, pero yo guarde la palabra en la memoria. No comprendía el significado de la palabra gayola. Mas, si tenemos en cuenta que al comenzar el juego decíamos: “Uno, dos y tres… ¡qué salga el rey de su gayola! ¿Cómo iba a salir el rey de la cárcel? Luego, con el tiempo, aprendí la palabra “garchola”, con idéntico significado. Es decir, cárcel. Para cuando Fernando Burillo me regaló el libro que había escrito, en comandita, con Benavente y Thomson, ya lo tenía todo claro. Por ello me interesó el tema de las cárceles “de pueblo” y porque siendo niño todavía funcionaban los “calabozos” en los pueblos, al menos, en el mío. Recuerdo que un día se oyó/se sintió decir en Tortajada: “A José el malo lo han metido al calabozo.” Sería ésta, la última vez que escuchara decirlo. A partir de ese instante a los presos se los llevaban a la cárcel de Teruel. Con este libro, como suele decirse, se recupera parte de la memoria perdida. Perdida, verdaderamente, y que en muchas ocasiones, sus más penosos pasajes no gustaba recordar a nadie. Pero el libro, sin caer en el elogió fácil, es muy bueno. Un poco comprimido por el formato pero que, ampliados temas, grabado y fotografías, daría para un estupendo manual. Lo releo con gusto y, lo repaso, cuando encuentro a amigos y compañeros de carrera procedentes del Matarraña. Si lo encuentran… ¡cómprenlo!

***
**
Gayola
En este juego tradicional se formaban dos equipos de unas seis personas cada uno, antes de comenzar sorteaban quien pagaba, el equipo que pagaba empezaba el juego, los componentes del equipo excepto uno se ponían en circulo con los brazos en alto agarrándose a los compañeros, que tenían a derecha e izquierda, a esta posición de los jugadores es lo que se denomina la gayola, para poder aguantar el enviste de los que saltaban sobre ellos que solía ser rápido y sin avisar y no sufrir daños, se ponían con una pierna un poco adelantada y la cabeza agachada hacia el centro del grupo, en definitiva en una posición cómoda para poder aguantar al contrario en cuanto subiera “a cotenas”. En el centro se colocaba uno de los del equipo que pagaba, se le denominaba el rey de la gayola, y era el encargado de salir a pillar. Los miembros del otro equipo se esparcían por el campo de juego, cuando estaban preparados para comenzar el juego gritaban, un dos y tres, salga el rey de la gayola, en este momento, el jugador que estaba dentro del circulo, sale a intentar pillar a algún miembro del otro equipo, cuando lo conseguía gritaba gayola y sus compañeros pasaban a ser libres y el equipo contrario a pagar. Mientras no lo conseguía los del equipo contrario se subían a cotenas encima de los miembros de la gayola, si conseguían subir todos y el último jugador entrar en el centro de la gayola ganaban el juego. Cuando se comenzaban a subir en la gayola, el rey de la gayola se solía poner cerca de la gayola, porque si alguno de los que había subido se cansaba y ponía los pies en el suelo este podía ser pillado. (Xilocapedia)
*