Páginas vistas en total

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Diciembre2015/Miscelánea. RESUMEN DE LA POLÍTICA SOBRE EL TRANSPORTE EN FERROCARRIL PARA ARAGÓN: "¡QUÉ LO PAGUE MADRID!"

DESVERTEBRANDO EL TERRITORIO
*
(No es sencillo resolver el problema del ferrocarril de Teruel, sobre todo, cuando éste ha sido desmantelado casi en su totalidad para justificar el desvío de los convoyes por Tarragona y, cuando, pesa sobre él una amenaza de cierre al atravesar un desierto poblacional. Pero a pesar de todo, la solución, no reside en desentenderte de él y decir: ¡"Qué lo pague Madrid"!
*
Ni Soro es Junqueras, ni Aragón es Cataluña. Tampoco Teruel es Tarragona, por ejemplo. La nuestra es una provincia dependiente, con escasos recursos naturales y pobres medios de comunicación. Tomás Roca Chust señala que en 1910 “la red de ferrocarriles en la provincia de Teruel es tres veces menor comparativamente que en el resto de España”. De entonces, hasta ahora, hemos empeorado con el cierre de algunos tramos de singular importancia para la provincia de Teruel. Llegados hasta aquí desde una larga y penosa lucha por mantener el ferrocarril, con múltiples manifestaciones y acciones, cabría esperar a la luz del progreso técnico en las comunicaciones ferroviarias, alguna propuesta seria por parte del Consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda. Si el anterior Consejero don Rafael Fernández de Alarcón Herrero (16/07/2011 - 06/07/2015) persona acreditadísima para el cargo, apenas hizo nada, que cabe esperar del actual Consejero. Desde luego, lo que ya estamos viendo son planteamientos pírricos en la prensa. La supuesta ganancia en algunas sonoras frases y la derrota total en los resultados. Echarle un envite a Madrid como lo ha hecho Soro no va a traernos malas consecuencias porque, peor, ya no podemos estar. Pero tampoco avanzamos nada. Por ello, me permito una sugerencia al señor Consejero, que primero haga su propuesta, establezca un plan, señale los plazos y busque la connivencia de amplios sectores sociales y profesionales. En segundo lugar, dialogue con quien tenga que hacerlo, pero con espíritu constructivo. Finalmente, si es preciso, llame a la población a manifestarse pacíficamente. Lo demás son palabras de consumo interno que no valen para solucionar el problema del ferrocarril turolense. Empecemos por quitar las limitaciones de velocidad en el trayecto entre Zaragoza y Sagunto y sigamos luego conquistando metas. ¡Qué pague Madrid! Es una expresión que no sirve ni da entrada a ningún plan, ni da salida, a ninguna parte.
*
******
***
**
*