Páginas vistas en total

martes, 8 de diciembre de 2015

Diciembre2015/Miscelánea LA CALLE DE LAS PARRAS EN MORA DE RUBIELOS (TERUEL)

LA CALLE DE LAS PARRAS
*
Pudiera ser que la proximidad de la monumental Rubielos trajera algún tipo de complejo a Mora. Pudiera ser porque, preguntando a algún vecino sobre el tema turístico no ha dicho, “eso en Rubielos”. Señalando el centro y polo del turismo cultural y monumental. A fe mía que se equivocan. No es bueno hacer comparaciones y sí, por el contrario, señalar las singularidades que cada población tiene. Mora es villa singular, histórica y de gente muy laboriosa y emprendedora. Posee un impresionante castillo que ha sido de los más poderosos de Aragón y posee, también, una singular pléyade de hombres ilustres propios o foranos que aquí vinieron a asentarse. De todos ellos destaca el creador de la más importante Escuela Humanista Aragonesa de todos los tiempos, se trata de Juan Fernández de Heredia,  que contribuyó como nadie a normalizar el aragonés. Pero, junto al señorío de los condes de Fuentes, crecieron casas solariegas que se asentaron en el casco, ahora histórico, de la población. La calle de Las Parras, destaca por sus caserones y sobre ellos el de los Cortel. Conventos con formato de palacios como el cercano de las monjas franciscanas y una impresionante iglesia ex-colegiata cuya nabada asusta por su amplitud al primer visitante. Impresionante son los restos de murallas, las ermitas y sobre todo un palacio municipal de estilo herreriano que despierta la atención de todo visitante. Peirones, puertas y portales, fuentes, lavadero, puentes, capillas, calvario… y un largo etcétera de detalles difícil de agotar en un solo día. Pero Mora no acaba aquí, su entorno natural es magnífico. De él hemos dado algunas pinceladas: el pantano con su sendero fluvial, Fuen Narices y un poco más abajo la Cascada de la Hiedra. Grandes pinadas y dehesas de ganado bravo cubren un extenso territorio lleno de impresionantes masadas, algunas convertidas ahora en establecimientos hoteleros. Porque Mora, sabe exprimir su economía y planea su futuro diversificándola.
*
******
***
*