Páginas vistas en total

lunes, 19 de noviembre de 2018

Noviembre2018/Miscelánea. QUIÉN PONE LA PIERNA ENCIMA DE LA PROVINCIA QUE NO LA DEJA LEVANTAR CABEZA.


ESPAÑA TIENE UN PROBLEMA
*
Las declaraciones del catedrático e ingeniero  Larrodé en este titular del DDT son, una obviedad en su primera parte y, un insulto a la inteligencia, en el pretítulo.  Por su formación y por la materia que trata, él, debe saberlo y debe explicárnoslo a todos los ciudadanos para que lo entendamos. Debe o debería informarnos de los antecedentes históricos y de las fuerzas que actúan sobre los intereses de la provincia y la tienen colapsada.
*
España tiene un problema con catalanes y vascos que son dos regiones prósperas. Sin embargo, España, no tiene ningún problema con Teruel que es una provincia pobre y desahuciada. Teruel ocupa el último lugar en los rankings que describen la economía o la demografía del país. Así que, por qué habría de preocuparse España de Teruel si, Teruel, no crea ningún problema. Idéntica receta y razones para el Gobierno de Aragón. Dos datos, bien significativos daremos. Teruel es la última capital de provincia de España a la que llega el ferrocarril y lo hace en el año 1901. El otro, también en la misma dirección,  no es de menos enjundia. Teruel, es la última provincia española en llegar una autovía. A pesar de todo, la autovía no se hubiera hecho por Teruel si la razón fundamental de hacerla no fuera que esta autovía, la A-23, sirve para el tráfico de mercancías del levante al País Vasco.
Con todo, hay “catedráticos” que no se explican el “caso” de Teruel. Deberían, sin embargo, dar explicaciones. Tenemos a los ministros, a los asesores y a los “catedráticos”, entre otras cosas, para que den explicaciones. Para que pongan negro sobre blanco dónde está la causa  de nuestro atraso secular. Pero claro, es poco elegante y políticamente correcto, señalar a los centros de poder, los grupos de presión y los intereses sectoriales que nos asfixian. También, esos “catedráticos” deberían señalar nuestras culpas. Qué hemos hecho mal y cómo dejamos crecer el caciquismo  de forma tan rampante que, a la postre fue causa de la emigración al imposibilitar una mínima industrialización. De esta manera a finales del siglo XIX (tras cuatro guerras civiles) la descapitalización de la provincia era tal que no había capacidad endógena para explotar sus recursos naturales. Por esta razón Domingo Gascón y Guimbao, registra los cotos mineros y los pone en venta en su casa de Madrid.
 Pasó la era industrial y, prácticamente, tenemos perdida la era de la logística. Ahora, expoliada la minería, quedamos pendientes de la PAC y del cerdo. Pero, cuidado, nace en lontananza la amenaza de una lucha sin cuartel contra el consumo de carne (no hay que dar jamón en los colegios), crecen los partidos animalistas que si hoy los controla Podemos, están al punto de su liberación. Una sociedad rica y progresista mira lo que come y, lucha sin cuartel, contra la explotación animal. La granja de “gallinas felices” en Villel es un ejemplo de por dónde van a ir los tiros.
En estas estábamos, con la sociedad turolense saliendo periódicamente a reivindicar el tren y en ninguna de las ocasiones se ha visto al presidente Lambán, salir al frente de una reivindicación que pasa por ser piedra angular de nuestra recuperación. Así que, ya saben algunos ingenieros de Zaragoza donde están hoy algunos de nuestros males: uno, en los políticos incapaces y, otro, en el “caciquismo” de una burguesía zaragozana rala y dependiente del puerto de Barcelona.
***
**
*