Páginas vistas en total

miércoles, 21 de noviembre de 2018

Noviembre2018/Miscelánea. BUEÑA, ALFAMBRA, Y TERUEL.

"Alfambra, que no esta mucho luent de Buenya" (Leyenda de La Enterrada Viva)
*
RUTAS MEDIEVALES
*
En el año 1119 Alfonso I el Batallador conquista Zaragoza. Dos años después (1120) los almorávides plantean una contraofensiva. Pasan por Teruel (ya había un alcázar) y siguen el camino que las caravanas llevaban desde Valencia a Zaragoza para encontrase con los cristianos en Cutanda. A tal efecto, cuando Alfonso II construye y amuralla la villa de Teruel, coloca la Puerta de Zaragoza al final del Tozal, mirando hacia el Alfambra. Tanto en la época de Alfonso I el Batallador (y anteriormente), como en la época de Alfonso II y posteriores, el camino hacia Zaragoza se inicia desde la muela de Teruel por esta puerta situada en lo alto de la ciudad, al final del Tozal (punto más alto). La cuestión radica en saber si el ejército almorávide, llegado a Perales sigue, la ruta natural en busca el río Pancrudo y luego el Huerva atravesando: Perales, Rillo, Pancrudo, Portalrubio, Torre los Negros, Barrachina y Cutanda. O, por el contrario, gira a la izquierda atravesando el campo de Visiedo para llegar a Bueña e inmediatamente Monreal. Si hubiera tomado esta segunda ruta, la del valle del Jiloca, le hubiera llevado directamente a Zaragoza ya que pasaba la Vía Romana Cesaraugusta-Laminio y no hubiera tenido necesidad de desviarse a Cutanda. Todo ello teniendo en cuenta que es el almorávide el que va al encuentro del cristiano y no al revés (es una contraofensiva).
Sin embargo, en el manuscrito 353 de la Biblioteca de Cataluña que contiene la historia de los Marcilla las cosas son más claras. En el texto que viene inmediatamente anterior a la leyenda de La Enterrada Viva se señala a Bueña como la puerta de Teruel. Los conquistadores, según esta versión, llegados a Monreal giran a la izquierda por Bueña, Argente, Villel, Perales y Alfambra.
Ahora que los de Cutanda (los cutanderos) andan entretenidos en recuperar esta famosa batalla y encontrar algún resto que pudiera retrotraerlos a esa época, no deberían de dejar de rastrear las posibles rutas por ver si algún hallazgo nuevo arrojaba, alguna luz, sobre esta extraordinaria batalla.
Para nosotros, y es una opinión, la ruta más lógica es la de Ubieto, la de las caravanas.
*
*
****
**
*