Páginas vistas en total

viernes, 5 de junio de 2015

Junio2015/Miscelánea. TEMPORADA DE CEREZAS EN CALATORAO (CASTILLO DE TIERRA)

COMARCA DE VALDEJALÓN
CALATORAO
*
Llegamos a Calatorao una tarde de finales de mayo atraídos por la dulzura de sus cerezas, por la frondosidad de su esplendida huerta en pleno Jalón. También, cómo no, por la fama de su piedra negra y su Cristo barroco. Nada puede defraudar en Calatorao que dicen Castillo de tierra y que Guitarte tiene por uno de los buenos de Aragón. Entramos primero a comprar cerezas en un almacén que se encuentra en el camino de la Estación de Ferrocarril. Una vez que nos aprovisionamos de cuatro cajas a 2,50 euros el kilo (de cerezas muy buenas) entramos en la población siguiendo la flecha indicadora del palacio de los Uzenda. Delante del palacio encontramos a los dueños, padre e hijo, que nos ilustraron sobre la naturaleza de la obra de restauración que llevaban a cabo, siendo el padre a su vez, arquitecto de profesión. Callejeamos en entretenida charla hasta dar con la ermita del Santísimo Cristo de Calatorao, cuya fama, se extiende por los cuatro puntos cardinales. El Cristo ya no está en la ermita, lo llevaron a la iglesia y allí ocupa lugar preferente en el presbiterio. Vimos la ermita, sólo el exterior, pero la rejilla de la puerta dejaba vislumbrar un interior que aunque recoleto estaba decorado con elegancia dieciochesca. Entre la abundante y rica arquitectura popular, de cuando en vez se dejan ver palacios renacentistas, caserones barrocos y, finalmente, la extraordinaria potencia de una plaza con moderno edificio  para el Ayuntamiento, la iglesia y castillo. Nos llamó la atención una portada con arco al parecer de la época romana.  Y es que, esta tierra, siempre rica y siempre productiva, ha estado habitada desde los más antiguos tiempos por hombres y culturas que han ido dejando su poso y su recorrido cultural en una población que actualmente casi alcanza los 3.000 habitantes, cifra para Aragón, magnífica. Madoz dice que Calatorao tenía en (1845-50) 1.200 almas, tres molinos harineros y uno de aceite. Pero su huerta, su hermosísima y fertil huerta, deja una mancha verde de riqueza en el corazón de Aragón.
*
*****
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*