Páginas vistas en total

sábado, 6 de marzo de 2021

Marzo2021/Miscelánea. LA DEVOLUCIÓN DE LOS BIENES ECLESIÁSTICOS DE LAS PARROQUIAS ORIENTALES DE ARAGÓN

LOS BIENES DE LAS PARROQUIAS ORIENTALES DE ARAGÓN

( A Dios lo que es de Dios y, a Aragón, lo que es de Aragón)

*

En principio este es un asunto que podría entenderse como interno de la Iglesia Católica pero que, sin embargo, se ha convertido en un asunto político y jurídico. Todo comenzó cuando la Iglesia determinó que los límites eclesiásticos deberían coincidir con los políticos. Por esa razón unas cuantas parroquias aragonesas que pertenecían al obispado de Lérida quedaron del lado aragonés. El obispo de Lérida cedió las parroquias, pero no los bienes sacros muebles y de gran valor artístico (ocho millones de euros).

El obispo de Lérida, para impedir que esos bienes volvieran a Aragón creó un patronato con el Museo de Lérida y la Generalitat Catalana. Una estrategia urdida con bienes que no eran de su propiedad (pecado de simonía).

La resolución del conflicto se ha llevado a cabo en dos niveles. Primero, a nivel eclesiástico. El “Vaticano” ya dictaminó en su día que los bienes pertenecían a las parroquias aragonesas (no podía ser de otra manera).

El segundo nivel ha sido el juicio civil. Dado que el obispo de Lérida creó un patronato o fundación el asunto cobró tintes políticos.  La Generalitat Catalana se oponía (y se opone) con todas sus fuerzas a la devolución de los bienes aragoneses.

Finalmente las sentencias judiciales han resuelto un asunto que ahora parece “lógico”, pero que nadie tenía por seguro, dada la potencia política de Cataluña frente al complejo de inferioridad aragonés.

Desde Miscelánea Turolense siempre hemos defendido, como no podía ser de otra manera, la vuelta de los bienes. Sin embargo no las teníamos todas con nosotros. Ahora que el proceso ha finalizado y falta poco para que la totalidad de las obras vuelva a sus legítimos propietarios, nos felicitamos porque la JUSTICIA haya triunfado. Y esto es muy importante en un estado de derecho.

Así que podemos decir: 

A DIOS LO QUE ES DE DIOS Y, A ARAGÓN, LO QUE ES DE ARAGÓN.

***
**
*