Páginas vistas en total

lunes, 28 de septiembre de 2015

Septiembre2015/Miscelánea. PAISAJE URBANO: LA MURALLA Y CALLES DE CANTAVIEJA

CANTAVIEJA Y EL CARLISMO
*
Decir Cantavieja equivale a decir Carlismo. Bueno, ahora ya no tanto, pues este movimiento político está prácticamente liquidado. El Carlismo, que tuvo en sus comienzos a una personalidad turolense tan destacada como Tadeo Calomarde, es un movimiento contrarrevolucionario que pretendía mantener en el poder a la vieja estructura de la monarquía absoluta. El lema era: Dios Patria y Rey. La canción dice: Por Dios por la Patria y el Rey/ lucharon nuestros padres/ por Dios por la Patria y el Rey/ lucharemos nosotros también. Muchas veces se simplificaba con la expresión: Trono y Altar. En algunas ocasiones se le ha tildado de “movimiento romántico” sin embargo no lo es en absoluto, todo lo contrario, el Carlismo lucha contra este movimiento enunciado por el alemán Johann Wolfgang von Goethe. Si que es consecuente con la doctrina romántica el liberalismo. Liberalismo y Carlismo fueron enemigos acérrimos durante todo el siglo XIX. Pero mientras el Carlismo se ha agotado en sí mismo y no hay posibilidad de resurrección: se alineó con la dictadura de Franco. El liberalismo, todavía, mantiene cierto tono vital. Éste, impregnó casi todas las políticas del siglo XIX en España, empezando con las famosas DESAMORTIZACIONES, la enseñanza universal y gratuita, el servicio militar mediante levas de la población en general (los ricos se libraban mediante el pago de un suplente) etc., etc.,. Así pues, despejado el fantasma de la reacción absolutista, que con tanta saña utilizó Fernando VII y la Iglesia. Dos caminos quedan hoy día por transitar. Uno es el Liberalismo que ha engendrado diversos partidos políticos y otro el Socialismo. El Socialismo como doctrina ampara y hace suyas las siguientes corrientes de opinión: Socialdemócrata (PSOE), Anarquismo (CNT), Comunismo (PCE), Trosquismo (varios: Izquierda Anticapitalista, Izquierda Comunista de España, Liga Comunista revolucionaria, etc.) y finalmente el Populismo (Hugo Chávez, Pablo Iglesias, Tsipras, etc.)
En Cantavieja dejó una fuerte impronta la doctrina Carlista y luego un pensamiento conservador ligado, quizás, al agrarismo. Por ello, no es difícil encontrar señales de ese pensamiento conservador como, así lo muestra, esa placa de una calle dedicada a Calvo Sotelo. Pero en general, esto no crea inquietud, pues obedece más a una pereza mental y una tendencia a la cadencia pausada en los cambios que a otra cosa.
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*