Páginas vistas en total

jueves, 3 de septiembre de 2015

Septiembre09/2015. LA IDEOLOGIZACIÓN DEL SISTEMA EDUCATIVO ESPAÑOL

 

EL SISTEMA EDUCATIVO ESPAÑOL EXPLICADO PARA PADRES NOVELES
*
Ratio, barracón, transporte escolar, programación general anual, comedor escolar, adaptación curricular, LOMCE, deberes, actividades extraescolares, material escolar, tablets....y un currículo dividido en 17 comunidades autónomas (miniestados) son parte del nuevo lenguaje que deben incorporar los padres  y sus hijos a su vida cotidiana.
*
Tenemos una serie de leyes educativas en España que se modifican cada vez que alcanza el poder la oposición política, sea cual sea. La gente se pregunta para qué tantas leyes, por qué tanto cambio de libros (formato papel o electrónico)… Es que acaso se enseña algo diferente según el gobierno de turno. Nosotros queremos dar respuesta a estas inquietudes de forma sencilla y comprensible. Para comprender una ley educativa hay que saber que lo fundamental es el currículo. Todo lo demás es accesorio y se puede modificar en función del dinero que tengamos disponible para la educación.
Así pues, empecemos por el principio. Según Gimeno-Sacristán el currículo es: “el resumen codificado de la cultura que queremos trasmitir”. Pongamos un ejemplo sencillo, queremos que nuestros hijos aprendan a contar, las operaciones matemáticas básicas, la lecto-escritura, el inglés, el catalán, el bable, conocimiento del medio, física, química o historia. Bueno pues, los legisladores, apoyándose en asesores en la materia tienen que poner eso en la ley que van a aprobar y señalar en cada nivel educativo hasta donde van los conocimientos básicos que el alumno debe alcanzar. Hay una parte de la definición que es esencial… ¿qué cultura queremos transmitir?
Dice/decía Bada que la cultura son los “artefactos” y los “mentefactos” en lenguaje llano, cultura es todo lo que sale de la mano o de la mente del hombre. Así de simple. Pero claro no es lo mismo lo que sale de la mente de Einstein que lo que sale la de cualquier hijo de vecino. No es lo mismo la cultura clásica que cualquier movimiento cultural que nace hoy y muere mañana. Por esa razón hay básicamente dos tipos de cultura. Una, la clásica, es decir la que se ha consolidado durante el tiempo y ha tomado cuerpo en nuestra sociedad. Nadie puede dudar de la importancia de Aristóteles en la filosofía y en la concepción que tenemos del hombre. Todo el mundo comprende que hay que estudiar a Colón, a Newton, a Goya, etc., etc.
Por el contrario hay otra cultura que sin ser despreciable se debe de adquirir  después de haber consolidado el alumno una estructura de conocimiento sólida. Así pues, generalmente, se suele coincidir en los aprendizajes básicos hasta el bachillerato (incluido) por lo menos. El tiempo, el momento en que se aprende una cosa, también es esencial. Una de las razones por las que se persiguió a Miguel Servet era aquella que decía que un individuo no debería entrar en religión hasta haber alcanzado el uso de razón…. y que razón tenía.
Así pues llegamos al punto esencial del que surgen todas las discrepancias: se trata de la inculcación ideológica, de la colonización mental de un individuo que todavía no tiene  preparada su mente para ser crítico, selectivo, optativo.
Mi generación lo sabe bien. A nosotros nos daban con Franco una asignatura llamada Formación del Espíritu Nacional (FEN) a la que todos le llamábamos “política” y clase de religión Católica obligatoria… a las niñas, básicamente, religión y costura.
Esta es la clave… esta es la discrepancia. Cada opción ideológica quiere proyectar sobre los más jóvenes, que todavía no tienen criterio selectivo, su propio sistema de pensamiento y de valores. Inculcar su ideología a los alumnos desde niños. Contar la historia de su país a su manera (nacionalismos). Por esta razón hay partidos que quieren copar el sistema educativo bajo la fórmula de una única enseñanza pública, gratuita, etc. etc. Una vez controlado el sistema la inculcación ideológica está servida. Da ahí la última polémica en Cuarte de Huerva con el colegio concertado llamado “Ánfora” que ni siquiera es de “curas”, es simplemente una cooperativa de padres.
La inculcación ideológica a los alumnos, todavía demasiado jóvenes (…si Servet levantara la cabeza) se hace con dos instrumentos. El primero es una asignatura específica que se conoce con el nombre de Educación para la Ciudadanía. El segundo instrumento se concibe de forma transversal y con el que, el profesor, va ejemplificando en todas sus asignaturas e inculcando las ideas que a él le interesan.
Veamos un ejemplo. A un niño de preescolar le dice la maestra, vamos a pintar a la familia. La profesora reparte unas fichas en las que aparecen todas las formas de familia posible: Un padre con un niño; dos padres con un niño; dos madres con un niño; una madre con un niño y finalmente, un padre y una madre con un niño (estamos inculcando que es lo mismo un matrimonio homosexual que un matrimonio heterosexual, anuncio de Coca-Cola). Aquí no juzgamos, simplemente planteamos la forma de inculcar una serie de ideas.
Los nacionalismos también nos han dado ejemplos de “aurora boreal”: “El Ebro es un río catalán que nace en tierras extrañas”. La lista del anecdotario sería infinita. Pero es indefectible, cada vez que se renueva un currículo con una nueva ley se rebajan los contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales y se hace más hincapié en el factor de ideologización del alumno.
La enseñanza privada y privada-concertada se hace cada día más fuerte en las ciudades, quedando los pueblos para la pública. Los sindicatos se enervan y realizan encierros, imprimen camisetas verdes, hacen  marchas comarcales y finalmente, piden a los gobiernos de turno que se mantengan los colegios rurales.
A todo lo dicho anteriormente hay que añadir un dato bien significativo, la escuela es el principal factor de socialización del alumno. De ahí que una escuela de cuatro o cinco alumnos de edades comprendidas entre los tres y los doce años no tenga sentido. Ni siquiera pueden jugar. Por ello, Franco ideó las Escuelas Hogar. No era un mal método pero como era idea franquista había que reducirlas al mínimo vital hasta hacerlas mera anécdota. Los Criets, inventados por el PSOE (y el inspector Crespo) están inspirados en el Padre Majón y las Escuelas del Ave María, tienen la misma finalidad que las Escuelas Hogar, esto es, que el alumno pueda socializarse y quizás poder formar dos equipos para jugar, por fin, al fútbol.
A pesar de los conocimientos que se tienen actualmente de pedagogía, de psicopedagogía, de métodos de enseñanza…. verá el lector que la EDUCACIÓN  es fundamentalmente hoy, un arma política de primer orden. Pero si éramos pocos, hace su aparición el partido Podemos con su libro rojo del cole debajo del brazo.

¡Apaga y vámonos!
*