Páginas vistas en total

jueves, 29 de junio de 2017

Junio2017/Miscelánea. EL QUE SE PICA, AJOS COME.

LAS VAQUILLAS, UNA FIESTA FRANQUISTA QUE SE RESISTE AL CAMBIO
*
¿Por qué esa tenaz resistencia a introducir cambios en la Vaquilla?
Ahora que estamos de nuevo con el tema de la “Memoria Histórica” no está de mal recordar que La Vaquilla es una fiesta franquista. Una fiesta en la que todo el mundo parece estar cómodo, menos los que nos vamos de Teruel en estas fechas y, que nos vamos, precisamente por eso, por no estar cómodos. La fiesta  es bullicio, algarabía y PEÑAS. Suele decirse que las Peñas son el alma de la fiesta. De entre las Peñas más dinámicas y que aglutinan a buena parte de la juventud de Teruel está, la Peña el Año. Una peña que tiempos atrás daba un tono alegre, desenfadado y hasta progresista. Elaboraban un programa que rompía y ponía de los nervios a los “fachas”. Un año fue censurado el programa porque su título era. “EL DIARREO DE TERUEL” y otro año fue noticia nacional por llevar el formato de INTERVIU. ¡Tiempos aquellos! Gente imaginativa, alegre y desprendida de cualquier prejuicio ideológico. Ha pasado el tiempo, han pasado los años y qué ha quedado de aquello. ¡NADA!
La fiesta no se ha reestructurado y ha perdido la oportunidad de hacerlo con ocasión de la crisis económica. La fiesta resulta muy cara y muy asfixiante en un CASCO HISTÓRICO que no da para más. La imaginación (la chispa, la sutileza) a tenor de la revista que tenemos en las manos ha volado. Resultado: RUTINA Y COMPAÑÍA.
*
*
**
**
*