Páginas vistas en total

jueves, 29 de junio de 2017

Junio2017/Miscelánea. EL GAY DESNUDO ( V )

EL GAY DESNUDO
( V )
Atendiendo a la teoría evolutiva y a pesar de no haber evidencias científicas del ello, parece razonable admitir la existencia en las sociedades prehistóricas el matriarcado o mejor el matriarcalismo. En ese tipo de sociedades dominadas por la mujer, que ejercerían el poder y el dominio sobre bienes e hijos, el hombre ocuparía un lugar secundario. Este modelo de sociedad sería poligámica en  la que una hembra tendría a varios machos a su disposición. Se entendería que los hijos son frutos de la diosa naturaleza por obra o mediación de la madre.
De lo dicho anteriormente muchos antropólogos afirman que la primera revolución sexual tiene lugar al tomar conciencia el hombre de su papel igualitario en el tema reproductivo. Nace el patriarcado y, lógicamente, es de naturaleza impositiva: el macho empieza a dominar a la hembra y a someterla constituyéndose en Pater familias. Esta primera revolución sexual tiene una importancia singular al instalarse la monogamia que tantos beneficios ha dado a la evolución del hombre.
En los códigos legislativos antiguos desde el de Hammurabi se tiene especial cuidado de legislar sobre materia sexual y de establecer claramente los límites de la monogamia. Estos códigos legislativos introducen las novedades de la primera revolución sexual del hombre. Las primeras civilizaciones, Mesopotamia, Egipto… la HETEROSEXUALIDAD  y el PATRIARCADO son rasgos muy definitorios.
*
HAMMURABI Y EL  ADULTERIO
Si la esposa de un hombre es sorprendida acostada con otro varón, que los aten y los tiren al agua; si el marido perdona a su esposa la vida, el rey perdonará también la vida a su súbdito.
 Si un hombre fuerza a la esposa de otro hombre, que no había conocido varón y vivía aún en la casa de su padre, y yace con ella, y lo sorprenden, que ese hombre sea ejecutado; esa mujer no tendrá castigo.
 Si a la esposa de un hombre la acusa su marido y no ha sido descubierta acostada con otro varón, que ella jure públicamente por la vida del dios, y volverá a su casa.
Si a la esposa de un hombre, a causa de otro varón, se la señala con el dedo, ella, aunque no haya sido descubierta acostada con el otro varón, tendrá que echarse al divino Río por petición de su marido.

***
**
*