Páginas vistas en total

martes, 2 de julio de 2013

Julio2013/Miscelánea. PORTALADAS D´OS LUMERS 6, 7-8, 9, 10 Y 11 DE RUXIADA (REBISTA D´A COLLA DE FABLANS D´O SUR D´ARAGÓN)

LA LENGUA COMO INSTRUMENTO POLÍTICO
*
Seguramente fue don Antonio de Lebrixa quien, en primer lugar, vio la lengua como instrumento de poder. Su "Gramática de la lengua castellana" la dedicó a Isabel I de Castilla. Sin embargo, en este periodo y en los posteriores en que los reyes de España dominaban un gran imperio, la lengua no era sustancial. Más tarde y concretamente, los liberales franceses, son los que identifican la Nación-Estado con la lengua. En España en principio no cuaja la idea pues somos hijos de un imperio políglota. Son los criollos españoles de la América latina los que descubren el papel segregacionista de  la lengua. Conseguida la independencia de las diferentes naciones americana declaran el castellano como lengua oficial. De esta manera eliminan a los indígenas de la administración de estos amplios territorios. La propaganda interesada ha señalado a España como  la factora de una imposición lingüística que nunca realizó. El siglo XIX es el siglo de la segregación de las naciones americanas de la metrópoli y el inicio en la península de un proceso paralelo y larvado en el mismo sentido. Pronto aparecerá la Renaiçenca en Cataluña señalando la dirección del segregacionismo y utilizando la lengua como elemento cultural ahormador de una nación. El proceso se ha larvado en el tiempo y todos, de alguna manera, por activa o por pasiva hemos entrado en el juego. El concepto “países catalanes” señala el territorio que  a la larga piensa fagocitar el principado. En Aragón tenemos la desgracia de que la "Unión Catalanista" trabaja a favor del independentismo catalán. Todo eso se hace más patente cuando este partido manifiesta la “insumisión” a los acuerdos adoptados democráticamente por nuestro gobierno autonómico. Aceptar las resoluciones de las mayorías es práctica democrática, rechazarlas  te sitúa en el ámbito de las dictaduras de la izquierda. Todos los aragoneses sabemos ahora a que atenernos y de parte de quién está cada cual. Tenemos sobredosis de filólogos metidos a políticos y tenemos políticos que no  están a la altura de las circunstancias. Aragón tiene competencia sobre lo que sucede en su territorio y derecho a ordenar sus recursos culturales de forma conveniente. La intromisión de Cataluña en los temas de Aragón es inadmisible. Pero lo cierto es que tenemos en nuestro territorio “quintacolumnistas” nacidos de una política equivocada que tiene su origen en la militancia  de Gaspar Torrente en Esquerra Republicana de Cataluña (ERC): una pesadilla para Aragón.
*
*
*
*
*