Páginas vistas en total

miércoles, 29 de enero de 2020

Enero2020/Miscelánea Turolense.EL TROTSKISMO YA ESTÁ EN EL GOBIERNO DE ESPAÑA


TODO EL PODER PARA TROTSKI
*
La historia de la humanidad, más que una lucha del proletario por liberarse del yugo capitalista ha sido, por el contrario, la lucha por conseguir el poder. Desde Julio Cesar a los últimos atentados contemporáneos lo demuestran. Y, la historia de la humanidad, está dividida en Edades en razón de quién detentaba el poder en cada momento. Edad Media, el señor feudal. Edad Moderna monarquía absoluta y, Edad Contemporánea (la actual) en la que la soberanía reside en el pueblo. Por el contrario, lo regímenes comunistas (socialistas) no han resuelto hasta la fecha el problema del proletariado y dado que el “PROLETARIADO”, en su definición histórica, ha desaparecido, cabe constatar su fracaso rotundo. También se constata que los grandes movimientos migratorios se producen de los países socialistas a los países capitalistas lo cual muestra la desconfianza de esos emigrantes en las promesas de felicidad que les ofrecen sus líderes. Y, si las migraciones no son mayores es porque establecido el régimen comunista, sus líderes, imponen un férreo control de fronteras que impide la libre circulación de personas.
Si la humanidad se encuentra en la Edad Contemporánea (la de la soberanía popular) se debe a un movimiento cultural que tuvo lugar ene le siglo XVIII. El dieciocho es llamado siglo de las “luces” o siglo de la “razón”.  En una Europa culta y racional que dominaba el mundo, surge un movimiento revolucionario decidido a acabar con al antiguo régimen. Este movimiento, esta nueva forma de pensar y de concebir el nuevo orden de las cosas se llama, ROMANTICISMO.
El romanticismo en su versión política propone las “revoluciones románticas”. Se trata de no dejar piedra sobre piedra de las viejas estructuras del antiguo régimen para, sobre ese solar cubierto de cenizas, crear las bases de una sociedad libre y justa. La primera vez que se pone en práctica es en La Revolución Francesa y, la guillotina, nos muestra claramente las características y métodos del nuevo orden que se impone. En este proceso revolucionario ya surge una figura conocida como Marat que propone la “revolución permanente” visto que, los nuevos “propietarios” del poder, no están por hacerlo participe con el pueblo. En España heredará el impulso revolucionario de Marat el turolense Juan Romero Alpuente, natural de Valdecuenca en la Sierra de Albarracín. Romero Alpuente, diputado a Cortes será conocido como el Marat español y promotor de las ideas que propugnan la revolución permanente.
Tras la Revolución Francesa surge el movimiento del proletariado alentado por Carlos Marx. Las figuras más destacadas han sido con Marx y Hengels, Lenin, Stalin y Trotski.
Trotski que tuvo gran protagonismo en la revolución rusa es el “heredero” de Marat y, aparte de su heterodoxia comunista, es conocido por la defensa que hizo de la idea de la revolución permanente. Murió asesinado en Méjico por un catalán (Jaime Ramón Mercader del Río) a las órdenes de Stalin. Trotski fundó la IV Internacional y entre los partidos que se adscriben a esta línea corriente está Podemos. Podemos, como muchos otros partidos de raíz marxista-leninista procuran no usar el término “comunismo” por las connotaciones peyorativas y por la carga de sangre y dolor que históricamente han producido “intentando salvar” al proletariado del yugo capitalista.
Bueno pues, por aquello de los pactos electorales (Teruel Existe mediante, muy mediante) tenemos un gobierno social-comunista, con un líder trotskista (Pablo Iglesias) manejando el poder desde la vicepresidencia del Gobierno de España.
Los primeros efectos del trotskismo en España ya se han hecho notar en nuestras relaciones con algunos países de la América Hispana, particularmente Bolivia y Venezuela donde los efectos del trotskismo se han hecho ya patentes. Sin embargo, lo “mejor” está por llegar… Ya saben…. REVOLUCIÓN PERMANENTE. No quiten sus ojos de la pantalla del telediario, al menos mientras dure la libertad de expresión en España.
***

**

*