Páginas vistas en total

miércoles, 8 de enero de 2020

Enero2019/Miscelánea. UN LIBRO: "ENTRADA DE MOROS Y CRISTIANOS" DE EL POBO"


 
LA IGLESIA CATÓLICA
SUPERESTRUCTURA IDEOLÓGICA
*
En el año 929  se proclamó el estado musulmán andalusí con capital en Córdoba. Fue proclamado por Abderramán III. El Califato ponía fin al emirato independiente instaurado por Abderramán I casi doscientos años antes, en 756, y perduró oficialmente hasta el año 1031. La dominación musulmana de la península abarca entre los años 726 y 1031, son pues, 305 años de dominio y no 700 como popularmente se dice.
Cuatro años después de la caída del Califato, y no será por casualidad, nace el Reino de Aragón (1035) tras la unión de los condados de Aragón, Sobrarbe y Ribagorza. Su primer rey es Ramiro I de Aragón reconocido como tal solamente por la Iglesia Católica.
A partir de la caída del Califato de Córdoba (1031) los musulmanes se dividen en reinos de Taifas y para mantener la paz deben pagar un tributo a los reyes cristianos (las parias). No son, pues, los reyes cristianos los que tienen, o de los que nace el impulso reconquistador, es por el contrario la Iglesia Católica quien tiene en mente la idea de Reconquista.
La Iglesia insta, adoctrina, concede bulas a los que luchen contra los musulmanes. La Iglesia tiene también sus soldados encuadrados en las Órdenes Militares. Y crean el temor, el miedo a los moros… un miedo que hace que se mantenga el ímpetu reconquistador y que perdurará más allá del año de la caída de Granada. Los “dances” juegan su papel en este proceso. Van asociados a las prácticas religiosas y tiene como motivo central la lucha contra el enemigo secular: LOS MOROS.
No había de ser diferente este texto y esta representación, durante la procesión, que se hace en El Pobo a otras aragonesas en su esencia. 
Ahora, pasados aquellos “sofocos”, los de El Pobo, han editado un libro que recoge las prácticas ancestrales de nuestras antepasados, atenazados por un miedo a una realidad inexistente pero que convenía mantener viva para alimentar la "llama de la fe".
Conviene leer el libro, para entender nuestro pasado.
***
**
*