Páginas vistas en total

jueves, 7 de mayo de 2020

Mayo2020/Miscelánea. LO QUE SIEMPRE SUPO CARLOS MARX. (PASEANDO POR LA CIUDAD EL MIÉRCOLES)

LO QUE SIEMPRE SUPO CARLOS MARX
*
La teoría y la praxis, la dialéctica marxista, la sabiduría popular, el “cielo” de las religiones… Hay un montón de respuestas que el pueblo llano ha dado a estas “teorías” que pretenden, al igual que un bálsamo mágico, mitigar nuestra angustia existencial: No es lo mismo predicar que dar trigo… A Dios rogando y con el mazo dando… Más vale pájaro en mano que cien volando.
 Toda aquella teoría o persona que te prometa la JUSTICIA UNIVERSAL, la FELICIDAD ETERNA o la ARCADIA FELIZ, simplemente te está MINTIENDO.
El hombre, en su zozobra por este mundo de pobreza, enfermedades y muerte, ha gustado de estas teorías que le apartaban momentáneamente del sentido trágico de la vida al que le arrinconaba la realidad viviente  y tangible. Después de este valle de lágrimas viviremos felices en el cielo… Esta es una mercancía que se ha (vendido) y comprado durante miles de años, desde las primeras civilizaciones asirias y egipcias, hasta nuestros días.
Cuando en el siglo XVIII comienza la era industrial y aparece el “proletariado”, nace asociado a la nueva problemática ya en el siglo XIX, un  nuevo mesías, “Marx”, que promete el cielo para el obrero. Ese cielo estará materialmente instalado en esta tierra y será un reino de justicia, libertad e igualdad.
Paradójicamente los que no creen en el cielo cristiano, creen en el cielo marxista. Están convencidos de que el cielo marxista está al alcance de la mano, porque el Estado (nuevo Dios) es un pozo sin fondo que nutrirá y colmará las necesidades de todos, siempre.
Ejemplo de esta nueva arcadia feliz es Pablo Iglesias, nuevo profeta del pueblo llano. En una abrir y cerrar de ojos ha pasado de Vallecas a Galapagar (marqués de Galapagar le dicen). Sueldo, coche oficial, prebendas y créditos ventajosos. Es un ejemplo de que el cielo existe aquí en la tierra. Ahora bien, existe para unos pocos. El resto tendrá que conformarse con una limosna en forma de la eufemística RENTA BÁSICA.
La RENTA BÁSICA  es para todos menos para los dirigentes. Lo sabía hasta Carlos Marx. La renta básica es el voto cautivo del marxismo. Ya se sabe, los pobres VOTAN IZQUIERDAS y Jesucristo lo advirtió, a los pobres los tendréis SIEMPRE, con vosotros. ¡Por fin ha triunfado la praxis marxista!
*
*
*
*
***
**
*