Páginas vistas en total

viernes, 20 de noviembre de 2015

Noviembre2015/Miscelánea. LA IGLESIA DE SAN MIGUEL EN BELMONTE DE GRACIÁN

TRES ESTILOS ARQUITECTÓNICOS
El primer lugar la torre almohade exenta, el ábside poligonal y las yeserías interiores de estilo mudéjar (siglo XIV).
*
En segundo lugar, la portada renacentista, abierta en el lado del Evangelio.
*
Y en tercer lugar el cuerpo central de la iglesia de estilo barroco año1634.
La iglesia es de una sola nave con bóveda de crucería estrellada. Se abren las capillas en los muros. Tiene coro alto a los pies y órgano en el tercer tramo, en el lado de la Epístola.
Es barroco, también, el retablo mayor  así como la predicadera. 
*
EL ARCANGEL SAN MIGUEL
 ES PRINCIPE DE LA MILICIA CELESTIAL
Curiosamente el Cielo es un trasunto de lo que le sucede al hombre en la tierra y de todas las vicisitudes que le acaecen. Sucede, pues, que un arcángel con una espada o una lanza, abate al demonio que toma forma de dragón, en unas ocasiones, o corporeidad humana con cuernos y rabo en otras. Las tres religiones de Libro (judía, musulmana y cristiana) se quieren mostrar (con palmario desacierto) como religiones de Paz. Sin embargo, llevan a las espaldas toda una historia de enconadas guerras permanentes. Las mismas guerras que han practicado los hombres que  sustentan esas religiones. Dios es una creación del hombre y, las religiones, son bien parecidas a la historia de la humanidad. Matar en nombre de un Dios, es tan insensato como matar en nombre de un ideal o de un PODER, sea quién sea o lo qué sea, a quién o quiénes represente ese poder. La era de la civilización humana llegará en el momento en el que el hombre haya desterrado la violencia del planeta. Y eso, visto lo visto, parece que llevará tiempo conseguirlo.
Pila bautismal
Predicadera (foto de mala calidad)
****
ERMITA MÉDEJAR DE LA VIRGEN DEL CASTILLO
ENOJA TANTO DESCUIDO
*
«Opongo un rey a todos los pasados; propongo un rey a todos los venideros: don Fernando el Católico, aquel gran maestro del arte de reinar, el oráculo mayor de la razón de Estado» (Baltasar Gracián. El Político don Fernando el Católico, 1640).
***