Páginas vistas en total

sábado, 28 de noviembre de 2015

Noviembre2015/Miscelánea. EL CONVENTO DE MONJAS CAPUCHINAS DE GEA DE ALBARRACÍN (EXTERIOR)

CONVENTO DE CAPUCHINAS
*
Fue obra del obispo de Albarracín Francisco Navarro Salvador y Gilabert, aunque también recibió aportaciones económicas del conde de Fuentes***. En 1752 se concedió la licencia de la fundación y cuatro años más tarde se instalaron las primeras religiosas procedentes de Zaragoza.
Su iglesia es la más delicada expresión que tenemos del rococó en la Sierra de Albarracín. Tiene planta de cruz latina con bóvedas de medio cañón con lunetos y cúpula con bandas sobre pechinas en el crucero. La fachada de sillería, a la entrada de la iglesia, es neoclásica con pilastras decoradas sobre el entablamiento e imagen de la Inmaculada bajo nicho avenerado. La cúpula se prolonga con un tambor octogonal.
Todo el edificio, sencillo y de nobles proporciones, es de mampostería, con sillería en los elementos estructurales básicos. Un acogedor patio, al que se accede por una portada adintelada da acceso a todo el monumento. Destaca una delicada talla de la Virgen de los Dolores, que tal vez regaló en 1769 María Francisca Pignatelli, duquesa de Monteleón.
*

EL CONDE DE FUENTES***
*
La noble casa aragonesa de los Condes de Fuentes
Por Santiago BROTO APARICIO11/01/2004
El linaje de los Fernández de Heredia fue uno de los de mayor alcurnia del Reino de Aragón y tuvo diferentes ramas que se asentaron en las comarcas de Tosos, Calatayud, Moros, Calatorao, La Almunia de Doña Godina, Munébrega, Mora de Rubielos y Burbáguena, en las provincias de Zaragoza y Teruel. Ya en la segunda mitad del siglo XIII aparece mencionado García Fernández Heredia, importante caballero que en la época del rey Jaime II tenía encomendada la defensa de Ródenas, y que fue padre de Blasco, Juan y Gonzalo, de los cuales el primero siguió al frente de la casa paterna, y el segundo, nacido en Munébrega en 1310, viudo de su segunda mujer doña Teresa de Centellas, ingresó en 1328 como Caballero de la Orden de San Juan de Jerusalén, llegando pronto a ser Comendador de la misma en Alfambra, Villel, Aliaga y Zaragoza, con poderosa influencia en la Corte, pues el rey Pedro IV le designó, en 1338, como Consejero, ocupó el cargo de Castellán de Amposta desde 1346 a 1377, así como los de Prior de Castilla y León, Provenza y Cataluña y fue embajador en Aviñón y gobernador de esta ciudad, designado por Inocencio VI, así como Inocencio XI le nombró Gran Maestre de la citada Orden el 24-IX-1377, siendo abundante su producción literaria, murió en 1396. Su hijo García Fernández de Heredia y Centellas ocupó la sede episcopal de Vich y en 1383 la del Arzobispado de Zaragoza, donde coronó al rey Martín en 1399, muriendo asesinado en 1411, entre Almonacid y La Almunia.
Otro miembro destacado de esta familia fue Gonzalo Fernández de Heredia, nacido en Mora de Rubielos en 1450 y fallecido en Roma en 1511, Obispo de Barcelona y, en 1479, en Mallorca y Arzobispo de Tarragona, en 1494, Embajador en Roma de Juan II y los Reyes Católicos, Prefecto de Roma en 1503 y autor de muchos trabajos históricos y poéticos, entre ellos los titulados Algunas memorias de su tiempo. En sus días vivió su pariente doña Diamata Fernández de Heredia, mujer de Artal de Alagón.
El de Conde de Fuentes, título nobiliario del Reino de Aragón, fue creado por el rey Fernando el Católico el 18 de febrero de 1508, a favor del hermano de dicho Gonzalo llamado:
I.- Juan Fernández de Heredia y Liori, ambos pertenecientes, a aquella familia, que era una de las más destacadas dentro de la nobleza de nuestro territorio.
II.- Juan Fernández de Heredia, hijo del anterior, segundo Conde de Fuentes, Diputado por Aragón en 1539 y 1548, contrajo matrimonio con doña Beatriz-Luisa de Cuevas, bajo el reinado de Carlos I. Su hija Luisa casó con el Conde de Sástago, Artal de Alagón.
*
*