Páginas vistas en total

miércoles, 27 de junio de 2018

Junio2018/Miscelánea. COSAS DE TERUEL: "EL CASO DEL JAMÓN"

NUEVA SEDE DEL CONSEJO REGULADOR DE LA DENOMINACIÓN DE ORIGEN PROTEGIDA JAMÓN DE TERUEL
*
(Remontando una crisis que nació en el propio seno de la Denominación de Origen Protegida Jamón de Teruel)
*
Fiódor Mijáilovich Dostoyevski escribió en el año 1866 la novela titulada Crimen y castigo.  Sin embargo, en el año 1844 es decir, 22 años antes, Braulio Foz y Burges natural de Fórnoles (Te) ya había compuesto una novela titulada LA VIDA DE PEDRO SAPUTO. El de Fórnoles apostaba porque ningún crimen (falta o agravio) quedara sin castigo (corrección) y así lo muestra humorísticamente el relato del Juicio de Almudevar. En esencia, el turolense de Fórnoles, con mucho acierto, señalaba que, ningún delito o falta debe quedar sin su correspondiente castigo/corrección.
No es el caso del juicio que tuvo lugar en Teruel sobre el asunto de la D.O.P. JAMÓN DE TERUEL, pues al no haber culpables, absolutamente de nada, no hubo castigo y… pelillos a la mar.
A nadie se le escapó que aquél juicio fue un amaño, una farsa, una bufonada. Pero claro, si no hay castigo, si no hay pena, él y los demás delincuentes (presuntos) volverán a las andadas. La misma tentación puede tener cualquier persona que regente esta entidad, pues se considerará impune y evitará la pena en base al mismo argumento: el jamón de Teruel, por su aportación al PIB provincial, es pieza fundamental en el sistema económico de la provincia.
Debemos recordar que el escándalo nació en el propio seno de la organización en cuestión, cuando, un grupo de productores de cerdos con el marchamo de D.O. se levantaron de la mesa del Consejo de Administración. De ahí vinieron las acusaciones y la instrucción del juez que encontró tres fraudes: en la calidad, en las subvenciones y en la gestión económica. Pero como hemos dicho arriba… ¡NO HUBO CASO! Pues, el fiscal, no vio nada de nada y pidió la absolución de los inculpados.
Braulio Foz podría escribir hoy, con tan perfilado argumento, un nuevo capítulo de la vida de Pedro Saputo al comprender que los tiempos cambian y que los “crímenes” (faltas, agravios, etc.), no tienen su correspondiente y necesario “castigo” (corrección).
Nada nos gusta más que ver que las cosas de la provincia van bien, pero sobre todo, hay que se honestos.
***
**
*