Páginas vistas en total

jueves, 20 de agosto de 2020

Agosto2020/Miscelánea. SILVESTRE SANCHO MORALES, CAMPEÓN DE LA HISPANIDAD

Silvestre Sancho Morales

Biografía

(Real Academia de la Historia)

Sancho Morales, Silvestre. Encinacorva (Zaragoza), 31.XII.1893 − Madrid, 19.X.1981. Dominico (OP), misionero, teólogo, fundador de la Congregación de Dominicas Oblatas de Jesús.

Estudió Humanidades y dos cursos y medio de Filosofía en el Seminario de Zaragoza. Tomó el hábito en el Convento de Santo Tomás de Ávila el 8 de enero de 1911. El año siguiente hizo la profesión religiosa. Terminó allí los estudios de Filosofía y el primer curso de Teología. Finalizó los estudios eclesiásticos en la Universidad Católica de Washington. Se ordenó de sacerdote en Manila el 18 de septiembre de 1919. Fue destinado como profesor al Colegio de San Juan de Letrán. En 1924 obtuvo el doctorado en Teología. En 1925 pasó a la Universidad de Santo Tomás de Manila y enseñó Teología Moral. Ese mismo año fundó la revista universitaria Unitas y colaboró en la fundación y publicación de Boletín Eclesiástico de Filipinas y de la revista semanal Estudio, en la que escribió muchos artículos bajo diversos seudónimos. Colaboró también en los extintos diarios El Comercio y La Defensa, donde publicó muchos artículos sobre filosofía y apologética. En 1926 le encargaron fundar el Colegio de Educación. Fundó también una High School y en 1931 el Colegio de Comercio. En 1933 fue elegido rector del Colegio de San Juan de Letrán.

Regresó a España para recuperarse de un grave accidente de coche y de anemia. Asignado al Convento de Madrid, se dedicó al apostolado y a dar conferencias, incluso en el Centro Geográfico, en el Instituto Iberoamericano y el la Universidad Central. El día 11 de febrero de 1936 tomó posesión del priorato de Santo Tomás de Ávila y poco después fue regente de estudios. Previendo los acontecimientos políticos logró llevar a los estudiantes primero a Portugal y después a Hong-Kong. El 5 de junio de 1936 fue nombrado rector de la Universidad de Santo Tomás de Manila.

Su empeño principal fue la creación de nuevas carreras universitarias. Entonces comenzaron: Religión, Ingeniería de Minas, Ingeniería Química, Ingeniería Eléctrica, Ingeniería Mecánica y la Escuela de Bellas Artes. Construyó dos nuevos edificios: el de la imprenta y el de educación, que en 1945 se transformó en hospital.

En abril de 1939 volvió a España. Consiguió del Gobierno español el reconocimiento y validez de los estudios realizados en la Universidad de Santo Tomás. Presentó a la Sagrada Congregación de Universidades y Seminarios la relación de su trienio y obtuvo la aprobación oficial de los estatutos de la Universidad.

En 1946 el padre Silvestre fundó en Madrid la congregación de Dominicas Oblatas de Jesús. La Sagrada Congregación de Universidades le nombró rector por segunda vez, pero no pudo volver a Filipinas a causa de la guerra del Pacífico. Le asignaron al Convento del Rosario de Madrid. Fue capellán general de prisiones y profesor de Ética en la Universidad Central de Madrid. Colaboró con san Josemaría Escrivá de Balaguer en la organización del Opus Dei. Fue elegido provincial de la provincia del Santísimo Rosario en 1951 y reelegido en 1955. Desplegó una gran actividad durante su mandato. Se construyó el Colegio Aiko en Japón, el de Santo Domingo en Taiwán, el de Arcas Reales (Valladolid) y el Convento de San Pedro Mártir en Madrid. La provincia inició su apostolado en Venezuela. Allí fueron muchos los religiosos que, por razones políticas, tuvieron que abandonar sus ministerios en China y Vietnam del Norte.

El Gobierno español concedió al padre Sancho la Encomienda de Isabel la Católica y lo nombró caballero de la Orden de Alfonso X el Sabio.

Bibl.: M. Velasco, Ensayo de Bibliografía de la Provincia del Santísimo Rosario, vol. II, Manila, 1960, págs. 286-288; Actas de los Capítulos Provinciales, Ávila, 1985, págs. 99-100; H. Ocio y E. Neira, Misioneros dominicos en el Extremo Oriente, vol. II, Manila, Misioneros Dominicos del Rosario, 2000, págs. 487-488.

Teodoro González García, OP