Páginas vistas en total

miércoles, 21 de octubre de 2020

Octubre2020/Miscelánea. TERUEL Y SUS GENTES

Familia numerosa de primera categoría: Francisco, María, Francisca, Manuela, Andrés, Isabel, José María y Víctor Luis.
*

TERUEL Y SUS GENTES

La población turolense, (hasta 1950, año en que comienzan las grandes migraciones, aunque ya las había habido antes) era homogénea. Era homogénea porque era mono cultural. Eso se comprueba con el Libro de Confesiones en el que el cura del lugar apunta a cada vecino para la confesión y comunión por Pascua Florida. Hasta finales del siglo XVIII es demográficamente estable y aunque las mujeres tienen muchos hijos, las pandemias sucesivas acaban por estabilizar la población. Durante el siglo XIX y primera mitad del XX hay un bum demográfico que termina cuando el régimen de Franco comienza a dar el Premio a la Natalidad. Se necesita mano de obra para la industria. En los pueblos, hasta los años 50 y 60 del siglo XX eran muy comunes las endogamias, pues era una forma de aumentar tu patrimonio.

*

A finales del siglo XII, cuando se realiza la Reconquista del sur del Sistema Ibérico la mayor parte del territorio era poblacionalmente desierto. La población  morisca y judía ocupaba los valles y los lugares más importantes. Por esa razón, la expulsión de los judíos, primero, y de los moriscos, después, tuvo poco o nulo efecto sobre la vida de los pobladores del sur del Sistema Ibérico extendida sobre los pastizales y dedicada a la ganadería. Además, señala Ignacio de Asso en 1798 que la agricultura de la zona tenía poca importancia y apenas alcanzaba el autoconsumo (unos campos de cereal, un huerto o cerrada para verdura y los animales domésticos.)

Así pues, sin moriscos, sin judíos y con una porción de gitanos que eran nómadas la mayor parte de ellos (véase el intento de expulsión de los gitanos de España), se consigue el ideal de tener una población homogénea. Se pensaba que las poblaciones homogéneas eran más fáciles de gobernar.

Si echamos una mirada a los álbumes familiares veremos que, efectivamente, se consiguió la formación de una población homogénea de gentes sobrias y entecas. La indumentaria, igualmente, corresponde a gentes humildes que viven del trabajo de sus brazos.

Solamente en los últimos tiempos se ha producido una cierta variación en el fenotipo de la población. Sin embargo, el mestizaje es un proceso (con la excepción de la conquista de América) que difícilmente se realiza entre individuos de distinta cultura. Hay muy pocos matrimonios entre Payos y Gitanos. Los hay, muy escasos, entre musulmanes y cristianos. Sin embargo, si los hay entre rumanos y españoles. Los rumanos, como los españoles son cristianos, mediterráneos y fueron en su día romanizados.

Así que, somos el resultado de los diferentes avatares de la historia. Empezando por la romanización (La Caridad en Caminreal) hasta nuestros días, el genotipo de los turolenses ha ido tomando una personalidad propia y definida. Solamente, los cambios actuales, están definiendo, poco a poco, la característica del hombre nuevo  turolense.

La despoblación no ayuda en nada a este proceso de mestizaje. Por ejemplo, en Visiedo vimos una casa con ropa tendida, era de un pastor marroquí con su familia y la interacción con la gente del lugar muy escasa debida  a las dificultades idiomáticas. Es posible que en futuras generaciones sea más fluida.

***
**
*