Páginas vistas en total

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Septiembre2011/Miscelánea. SÁBADO DE MAITINES ( I I )

VALDERROBRES
El viajero entra a pie a lomos del puente medieval que se arquea en su centro  como la  espina dorsal de un dragón herido. En el cenit del puente, el peirón tedero, iluminaba con luz cansina las noches oscuras de los astiados carlistas, y ahora, entretiene con luz eléctrica al turista alparcero. El portal de San Roque te fagocita como bestia parda y te arroja, tras dejar a la izquierda los arcos de la magnífica lonja, a la plaza de la villa, verdadero corazón y pulso del lugar.  Todo cuanto vemos y sentimos se nos hace amigable y cotidiano. La cámara de fotos se hace amiga de cada uno de los rincones, se entretiene en los aleros, en los frontones, en las almenas, en los amplios ventanales… hasta las sillas de los veladores se hacen señoriales al contacto con tanta magnificencia. El pintor acomoda el caballete y espera la luz propicia que rompa el lienzo en mil pedazos. Fuera hemos dejado al Matarraña lamiendo los muros dulcemente y más arriba, en lo alto de la colina, nos esperan las posesiones del señorío eclesiástico de la peña de Aznar Lagaña: castillo e iglesia. Iniciamos la subida entretenidos entre calles empinadas, escaleras, callizos y callejones de mil trazas y armonías. Frescos rincones, apacibles florestas en macetas y parterres, balcones cuajados de geranios y pasadizos secretos nos conducen hasta Santa María la Mayor. Pero, la iglesia y el castillo, merecen capítulos por separado.
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*