Páginas vistas en total

jueves, 15 de septiembre de 2011

Septiembre009/2011. IGLESIA DE VALDERROBRES ( I I I )

SANTA MARÍA LA MAYOR
*
Para visitar la iglesia, partiendo desde la plaza, el viajero debe subir un camatón de calles y callizos empinados. No sería mala la broma si no fuera porque al final, el premio, merece la pena. Asomas el morro por un callejón y te topas con la portada de la iglesia: “once arquivoltas abocinadas y gablete”. En las fotos que adjuntamos, están contadas las once arquivoltas y las cuatro figuras del tímpano. Porque nos ha parecido más estético, el artístico rosetón gótico, lo hemos tomado desde el interior, en un contraluz en el que aparece una rendrija de luz de la entornada puerta. Aterra, el que nada más poner el pie en la iglesia pisas una lauda sepulcral, que también fotografiamos. Vamos de sorpresa en sorpresa y de sobresalto en sobresalto. El interior es majestuoso y fue declarado monumento histórico artístico el 22 de diciembre de 1982. El ejército catalán que invadió el Aragón Oriental en 1936 se encargó de pasar, a sangre y fuego, todo lo que pilló por delante. Entre otras cosas, el famoso retablo mayor obra de Jerónimo Cosida y que describiremos en el próximo capítulo, terminado en el año del Señor de 1541. De todo el desastre sólo se pudo recuperar la cruz procesional, renacentista, de plata, realizada por Juan Orona en torno a 1570 y algunas tablas del retablo. La iglesia fue construida entre los años 1383 y 1429, es obra gótica de una sola nave y las capillas se abren entre los contrafuertes, la cabecera o ábside es poligonal. A los pies de la iglesia se alza torre campanario octogonal. La iglesia junto al castillo es la manifestación palpable del poder que alcanzó el señorío eclesiástico zaragozano, que venía aquí, a pasar los veranos. Uno de los últimos obispos en ocupar estas dependencias fue, fray Juan Cebrián, del que encontramos rastros en el monasterio del Olivar. Sales de la iglesia (fresquito) y dices, ¡uf! mereció la pena. Sin embargo todavía queda mucho que ver en Valderrobres…  y que contar.
*
 
*
*
*
*
*
*
*
*