Páginas vistas en total

martes, 13 de septiembre de 2011

Septiembre2011/miscelánea. LA LLEGADA ( I )

Sábado, 9 de septiembre de 2011
*
Caía la tarde cuando llegamos a Valderrobles y el sol trasponía por la Fresneda. Era el sol de Sepharad y el sol de Salvador  Espriu; un sol hecho de confluencias y sueños, de magia y paretones, de olivos y almendreras. Atravesamos el río por el ferruginoso puente que nos lleva a lo cobalto de la villa (iglesia y castillo). Ya estaban allí esperando, Rubén e Isa (desde Casteldefels), Paquita y Manuel (desde Bordón), bajo los aleros de las casas señoriales y las piedras sillares con marcas de cantero. No era relevante lo que veían, lo que ahora ven, lo que habitualmente es cotidiano al ojo turolense. A Casa Vicent subió Andrés (Teruel) y Manoli (La Coruña), Chusé y Esther (Teruel) que ya esperaban impacientes la llegada de los más rezagados: Víctor y María José (Zaragoza). La “Cebrianada” estaba completa, luego bajó hasta la plaza de la villa donde quedaron extasiados por la belleza del lugar. El río reflejó la luna llena en el cauce de cantos rodados y el puente medieval se quebró, a la altura del peirón. Pedimos el vino de la tierra y bebimos hasta que las gargantas quedaron espumadas por el dulce licor. La noche se hizo larga y la conversación pausada. Acaso sea así la melancolía. Alguien soñó, en este instante, con ser poeta. Nadie acertó a poder explicar el significado de este congelado espacio de tiempo. Quizá, solamente Salvador Espriu pudo un día señalar algo parecido con estos  sencillos, a la par que profundos versos, que a continuación copio:
Nuestros abuelos miraron ya,
años ha,
el cielo que ves,
de invierno, alto y gris,
y leyeron en él la señal
extraña del amparo y del perdón.
Y aquel de más edad
se paró para alzar
en alto su bastón de autoridad,
miró a los otros,
y después señaló estos campos
y habló así:
Ciertamente aquí descansaréis
de la ancha vastedad de los caminos
de la Golah.
Ciertamente aquí
me enterraréis.
*
Valderrobres está declarado Conjunto Histórico Artístico. La torre puerta de San Roque era la antigua entrada a la villa. Se accede a ella tras atravesar el Puente de Piedra medieval. Valderrobres conserva otro portal: el de Bergós. En la plaza se encuentra la casa palaciega que fue la Fonda Blanc, la casa de los Pereret y la casa consistorial, obra que se concluyó en 1599 y que es uno de los testimonios más importantes del manierismo aragonés. En la parte alta de la población encontramos el conjunto del castillo y la iglesia. La Iglesia de Santa María la Mayor se incluye en el llamado gótico levantino de los siglos XIV y XV. Junto a esta iglesia y en conexión con ella se alza su magnífico castillo, construido por los arzobispos de Zaragoza. En las afueras del pueblo, y tras recorrer varios kilómetros con el coche, se llega a la Ermita de los Santos.
*
*
*
*
*
*
*
*